parapente parapente parapente parque de aguas Centro de Lima circuito del agua Lima3 Lima parapente parapente parapente parapente parapente

...la rutina




El último año de secundaria durante nueve meses la rutina se apoderó de mi estilo de vida. Todos los días lo mismo. El despertador se salpicaba a la misma hora y a esa misma hora, todos los días, me decía a mí mismo: por Dios, que sueño. La ducha tardaba lo mismo en calentarse y justo cuando ya empezaba a relajarme, el agua caliente se acababa, como si ella fuera la encargada de apurarme para no volver a llegar tarde a clases, porque llegar tarde a clases también era parte de mi rutina.

Todos los días lo mismo. Otra vez ese café con leche que nada tenía de café. El mismo tipo de ejercicio, las mismas calles, el mismo tráfico, el mismo semáforo que siempre está en rojo, la misma tutora y el mismo ritmo al que nos tenía sometidos... y talvez sofocados. Estoy bromeando. Ojalá ella no lea esto.

Todos los días lo mismo. Otra vez los mismos profesores, los mismos compañeros de aula de siempre y la misma desesperación que se apoderaba de mi (estómago) para bajar corriendo al patio a almorzar después de las dos. Sí.  Después un siguiente corto largometraje me esperaría.

Llega mi tan esperada hora de salida, voy camino a casa por el mismo camino de siempre.

Al llegar y encender la computadora otra vez mi bandeja llena de mensajes insignificantes, nunca podía ser sorprendido por un mail inesperado, de algún amor anónimo por ejemplo. Todo tenía que ver con reuniones y conversaciones con la misma gente, las mismas caras, los mismos chistes, ¿por Dios, no podía pasar algo que rompa con toda esa rutina?

Ahora casi un año después vuelvo a caer en este "estado" -vamos a llamarlo así, en términos profanos-

Supongo que todos tenemos una rutina y supongo también que es necesaria para llevar un orden, ¿pero no les provoca un poco de desorden en sus vidas? ¿No les gustaría que un día el despertador no suene, que haya huelga de transporte o el colegio, la universidad, el trabajo, etc, haya tenido que cancelar las clases por una ruptura de cañerias? Me pregunto si uno tiene que esperar a que el destino nos cambie la rutina o si somos nosotros los responsables de hacerlo.

Mañana pienso ser yo el que cambie mi rutina, aunque sea en pequeñas cosas, no importa.

Pienso buscarme sorpresas, aventuras, lo que sea que me haga ir a dormir por la noche y decir: hoy sí que fue un día diferente a todos, hoy sí que no me lo olvido.

Compartir esta anécdota en:

CONVERSACIÓN

2 comentarios:

  1. vaya muy bueno en serio...
    si quieres que se rompa tu rutina catolica es la solucion eso es seguro...
    lo digo por estres...
    demasiadas sorpresas y aventuras entre tu dificil tarea de librarte de bicas y tricas...
    agotante y aburrido pero a la vez grandioso pues nunca hay una rutina q seguir...porque cosas inesperadas siempre pasan...aventuras...pero no dormir xD.a pesar de ello sigue siendo genial. take care Andrea

    ResponderEliminar
  2. :) Rutina... la cual queria que no acabase para no dejar el colegio. Aunque bueno, en el aula siempre habian novedades Je'

    ResponderEliminar

Los comentarios son publicados únicamente en mi discreción. No se publicarán comentarios que impulsan el odio, la intolerancia o existen principalmente para empujar a otro blog o sitio. Por favor evitar el Spam, devolveré todos los comentarios en cuanto me sea posible.